Etiquetas

lunes, 4 de enero de 2016

Roscón de Reyes




 


Llevo muchos años haciendo roscón de Reyes. Y aunque, casi siempre, y por falta de tiempo, lo hago con la thermomix, este que os cuento hoy es el más delicioso que jamás he probado. Es un poco laborioso (no de hacer cosas, sino de estar pendientes del tiempo). Queda muy esponjoso, ligero y con un sabor... increíble!!! Tenéis que intentarlo y me contáis.




Ingredientes:


Prefermento:
130 gr harina de fuerza ( 0.175 €)
7o gr de leche entera (0. 042 €)
10 gr de levadura fresca de panadería(0.068 €)
1 cucharadita de azúcar(0.003 €)

Para la masa final:
60 gr de leche(0.036 €)
130 gr de azúcar(0. 08 €)
Ralladura de 1 naranja y 1 limón
90 gr de mantequilla(0,41 €)
2 huevos grandes (0. 48€)
15 gr de levadura fresca de panadería (O. 10€)
30 gr de agua de azahar (0,36€)
450 gr de harina de fuerza (0,60 €)
1 chorrito de ron añejo
1 pizca de sal

Para decorar:
1 huevo batido (0,24 €)
100 gr azúcar (0,06 E)
Agua
Almendras Laminadas (al gusto)(1. 12€)
Frutas confitadas (al gusto)(0,60€)

Total precio:2.65 euros dos roscones (espero que esto os convenza para no comprarlos, entre otras cosas porque los caseros están infinitamente mejor)

Preparación:
Para el prefermento:
La noche anterior, en tan sólo cinco minutos, añadimos todos los ingredientes del fermento en un bol, hasta que queden bien integrados. Yo lo tapo con un film transparente y lo dejo reposar toda la noche a temperatura ambiente. Si vuestra cocina no es muy fría, pues lo meteis en la nevera y lo dejáis reposar ahí toda la noche.


Para la masa del roscón:
A la mañana siguiente, vertemos en el bol de una batidora la harina con la leche tibia, la levadura, el azúcar, el agua de azahar y la sal. Lo mezclamos con la pala mezcladora y añadimos, poco a poco, la masa del fermento a trocitos.
Vamos añadiendo, poco a poco, los huevos ligeramente batidos y de uno en uno, dando tiempo a que se integren completamente en la masa.
Cambiamos el accesorio de pala amasadora al gancho para amasar.
Agregamos la ralladura de limón y de la naranja y continuamos amasando durante unos 10 minutos. Dejamos reposar la masa tapada dentro del vaso durante cinco minutos.
Volvemos a amasar 10 minutos y reposar otros cinco y así durante dos o tres veces, hasta que consideréis que la masa está ya bien amasada.
En este momento es cuando comenzamos a añadir la mantequilla en cuadraditos y poco a poco con el robot en funcionamiento. Os parecerá que toda la masa se desbarata pero no os preocupéis, tan sólo tenéis que dejarla amasar otros 10 minutos.



La pasamos a un bol engrasado y la tapamos con fin transparente. Normalmente, en una cocina normal y ligeramente fresca tardaría más o menos 4 o 5 horas, pero como yo tengo una cocina de leña el calor hace que en una hora tenga la masa lista. Con esto os quiero decir que tenéis que vigilarla y cuando haya doblado el volumen significará que está lista.


Es entonces cuando la volcamos sobre la encimera ligeramente aceitada y amasamos ligeramente para desgasificarla un poco. En este punto, y justo antes de formarla, si no nos va a dar tiempo a hacer el roscón, podéis meterla en la nevera y dejarla hasta la mañana siguiente para continuar.
Si no continuamos.
Yo, para formar el roscón y que quede alto y esponjoso, lo que hago es dividir la masa en varios trozos. Formó bolas a las que le doy tensión dejando el pliegue hacia abajo y las coloco en la bandeja del horno alrededor de un aro de cocina bien aceitado,como podéis ver en la foto. Y así, lo dejamos nuevamente que doble su volumen. Las bolas se unirán entre ellas y se pegarán formando un bonito y diferente roscón, pero que quedará muy alto y muy esponjoso.


Nuevamente, en mi caso, la masa tardó en fermentar una hora, pero no desesperéis porque lo normal es que tarde otras tres o cuatro.

Cuando haya doblado su volumen, como podéis ver en la foto, pintamos el roscón con huevo batido y le colocamos encima almendras y el azúcar mojado con unas gotas de agua, para formar los típicos terroncitos de azúcar de los roscones. Además, yo también le puse azúcar perlado porque a mi, en concreto, no me gustan nada las frutas escarchadas y en mi casa siempre se las estamos quitando. Pero cada uno decora su roscón como más le gusta.


Se mete en el horno precalentado a 180 °C con calor arriba y abajo, durante unos 18 minutos, cuidando de que no se os que me por encima. Si veis que se nos quema, poned un papel de aluminio por encima.
 


Con esta cantidad de masa, os da para realizar dos roscones y medianos o uno gigantesco.


Cuando esté frío lo cortáis por la mitad y lo podéis rellenar con el relleno que más os guste. En mi casa triunfa la crema pastelera.


¡Espero que os guste esta receta!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también te interese ver:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...