Etiquetas

domingo, 26 de febrero de 2017

Fiyuelas zamoranas de mi abuela (10 min)

Ayer volví a preguntarle a mi madre los ingredientes de esta simple receta. ¡Es tan fácil que siempre se me olvida! Al hacerla con mis hijos, les dije que era la receta de mi abuela, que en paz descanse, y me preguntaron si me ponía triste recordarla. 

A ver... ¡pues claro que me pongo triste!, pero junto con esos recuerdos llegan otros. Los recuerdos alegres y bonitos que tengo de ella y, curiosamente, como me ocurre con mi madre, siempre nos recuerdo en la cocina, al lado de la estufa de leña, y cocinando. Y es que mi abuela hacía unas cosas de las que todavía recuerdo su sabor. Así que hoy voy a homenajearla con esta receta para que no se quede en el olvido. Solo tardaréis diez minutos en hacerlas y ¡os sabrán a gloria! Aunque, tendréis que doblar las cantidades porque a mí no me duraron ni el postre de la cena.


Ingredientes (4 personas y muy escasa):
* 3 huevos
* 6 cucharadas de azúcar
* harina (suficiente para poder "escribir con la masa"; unas 6 cucharadas)
* más azúcar para rebozar o azúcar glas para decorar


Preparación:
Comenzáis batiendo los huevos con el azúcar en un bol y con un tenedor (como hacía mi abuela) o con unas varillas. Cuando todo esté integrado, vais agregando la harina y mezclándola con los huevos hasta que, al levantar el tenedor y dejar caer la masa, podáis "escribir" sobre ella (lo siento, no hice foto), vamos que se marquen las figuras que hagais sobre la masa.
¡Listo! Ponéis aceite de girasol (o de oliva suave, pero yo prefiero el de girasol, que no aporta sabor) en una sartén y, cuando esté caliente, añadís un par de cucharadas de la masa. Pasado un minutito, o cuando veáis que la masa se dora, le dais la vuelta con un par de tenedores. Otro minutito y fuera. Las ponéis sobre papel de cocina y las espolvoreáis con azúcar normal o glas.


Solo una cosita. Si las freís poco, quedarán con la masa deshecha por dentro, que es como a nosotros más nos gusta porque parece una bomba rellena. Pero si tenéis intolerantes o alérgicos al huevo ¡absteneos y freídlas un poco más! y así os quedarán esponjosas como un bizcocho, pero sin la crema por dentro.
¡Espero que os gusten!  

sábado, 4 de febrero de 2017

Brownie red velvet con cheescake


¡San Valentín ya está aquí! Y hoy, para celebrarlo, os voy a poner una receta que publicó el año pasado Pamela y que me encantó. Es un Brownie red velvet (por eso de que el rojo es el color de la pasión) con cheescake, y que cortaremos en forma de corazoncitos para que le deis, a modo de bocado, al amor de vuestra vida.

Ingredientes:
Para el brownie:
*160 g de azúcar
*dos huevos tamaño L
*20 g de cacao en polvo
*100 g de harina de trigo
*110 g de mantequilla
*una cucharadita de extracto de vainilla
*una cucharadita de colorante en pasta rojo
*una pizca de sal
Para el cheescake:
*125 g  de queso crema  (tipo Filadelfia)
*60 g de azúcar
*un huevo tamaño L
*media cucharadita de extracto de vainilla


Preparación:
Derretimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos bien con el colorante. Batimos la mezcla junto con el azúcar y el cacao.
Rompemos un poquito el huevo en un bol y lo agregamos a la mezcla anterior, hasta que esté todo bien integrado. Acto seguido, incorporaremos el segundo huevo, también ligeramente batido.
Cuando la mezcla esté homogénea tamizamos la harina junto con la sal y las agregamos con movimientos envolventes sin sobre batir demasiado la mezcla.
Ya tenemos preparada la masa del Brownie, de la que separaremos un par de cucharadas para el final.


Cuando tengamos toda la masa preparada la vertemos sobre un molde (yo, en este caso, he utilizado uno cuadrado) bien engrasado o cubierto con papel de hornear.


Ahora pasamos a preparar el cheescake.




Batimos durante un par de minutos el queso crema para que se mezcle mejor. Añadimos el extracto de vainilla y el huevo ligeramente batido y continuamos mezclando. 
Una vez mezclado, repartimos la mezcla por encima del Brownie con cuidado de no mezclar lo todo. Es entonces cuando repartimos las dos cucharadas que habíamos reservado de la masa del Brownie y la repartimos de forma aleatoria encima del cheescake.
Con una brocheta o con una espátula, comenzamos a hacer remolinos sobre la masa para que quede esa forma tan bonita sobre la superficie.


Lo introducimos en el horno precalentado a 165°, calor arriba y abajo, durante más o menos media hora (hasta que al pincharlo con una brocheta el palo salga limpio). Luego, lo dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.


Y ahora, tan sólo tendremos que coger nuestra placa de bizcocho y cortarla con la forma que más nos guste. En este caso, al ser San Valentín, lo cortaremos en forma de corazón, para hacer porciones individuales.
¡Listos y riquísimos! Seguro que sorprendéis a vuestra pareja con estos deliciosos bizcochitos.



Quizás también te interese ver:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...